Nuestra Amiga Nuria Lago visita Diembéring

Nuestra Amiga Nuria Lago visita Diembéring

La nostra amiga Nuria Lago, que des del principi del nostre projecte ajuda tenint dos nens apadrinats, ha visitat aquest estiu juntament amb la seva filla, Cristina, la Casamance. Ara a Casamance és època de pluges, i durant la seva estança van poder veure com tothom (els més grans i els més petits, incluïts els alumnes) treballaven al camp. Ens ha enviat un comentari de la seva experiència juntament amb fotos que podeu veure a continuació. Agraïm a la Nuria i a la Cristina que hagin visitat aquest preciós territori. Com veureu que la Nuria diu, se n’aprèn molt d’aquest viatge! Us animem que hi aneu i que després ens expliqueu la vostra experiència. Gràcies, Nuria i Cristina!

“Este verano mi hija y yo pasamos unos días por Djembering, en nuestro viaje por la Basse Casamance, en el sur de Senegal. Visitamos el colegio, acompañados por la directora, Mérie Diatta, con la única pena de verlo desierto: los niños estaban de vacaciones: es la época de lluvias (l’hivernage) y todos están en el campo para sembrar el arroz. Por la mañana, los hombres abren los surcos con unas azadas enormes en forma de remo, “singing in the rain” lo que nos suena a “Blues” y por la tardes las mujeres y muchachas resiembran las plantitas de un verde brillante que traen en unos cestos desde los semilleros. Todo ello, metidos en el agua hasta las rodillas unos y otras, y ellas, además, dobladas por la mitad. Mientras, los Peuls se llevan al ganado a la playa para que las vacas no se coman los brotes del arroz. Yo llegué a pensar que las vacas senegalesas comían también las algas que deja la resaca en la arena… Hemos podido ver el comedor y los dormitorios del pequeño internado, el despacho de la dirección (gran palabra para un modesto cuartito), las aulas, el patio, el tejado maltrecho de 1960 que se va a restaurar, la flamante aula de ordenadores -que Mérie nos muestra con gran orgullo, dándonos toda suerte de explicaciones … ¡en castellano! Sorprendentemente. No hay palabras para describir la tarea que están logrando hacer allá, con tan exiguos medios. Es admirable. Y con tanta ilusión! El contraste con nuestro entorno es una lección inmensa. Os animo a ir y os animo a ayudar. ¡Qué bien nos hace sentirnos!”

Nuria Lago Jaraiz nlago@translake.com

A les fotos es veu (començant per la primera fila a l’esquerre i acabant a l’última fila a la dreta): nens pujats a un arbre, la Cristina i la gran Seiba (formager), la cuina de la maternitat, el preciós paisatge, un home treballant al camp, nens sota el fromager, la Nuria amb André (el seu apadrinat) i la germana Mérie (directora de l’escola), la sala d’informàtica, el pati de l’escola, llits de la maternitat, la sala de part de la maternitat, Michel (alumne de l’escola, Nuria, Merie i Cristina, dones treballant al camp i noies a la maternitat.

One comment

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.